¿De qué la va esto?

Este blog (o lo que fuera) le pertenece a Víctor Castellano, quien asola desde su más tierna edad a sus amigos con escritos que carecen de sentido.

Como la etapa de mandar correos electrónicos masivos en destinatarios ya puede tomarse como una verdadera enfermedad mental, Víctor decidió por decimonovena vez abrir un blog y esta vez (jura y perjura el muy cínico) no lo va a descuidar.

El blog se llama así porque todos los nombres buenos ya estaban registrados o eran muy de nerd o las dos cosas. Víctor ya sabe que el nombre debería ser más llamativo, con más enganche, pero a mí me da la impresión de que así está bien. Víctor no sabe qué hacer cuando las cosas se ponen muy rimbombantes y suele huir cuando todo se masifica.

Víctor suele jactarse cuando está sólo de que escribe porque le hace bien y que no necesita que nadie lea lo que acá publica. Pero yo sé que es bastante inseguro y que necesita que la gente venga lea y comente. Con respecto a eso, los comentarios pueden ser de cualquier índole excepto insultos porque sí. Digamos cualquiera puede poner: escribís como el orto. Lo que no se acepta es el insulto en ausencia de críticas.

Con respecto a las críticas, Víctor cree haber desarrollado la suficiente inmunidad para aceptar de cualquier tipo. Él prefiere las que alaban y, con más frecuencia, las despiadadas. No va a recibir muy bien las críticas imparciales porque para él nada ni nadie es imparcial.

En el fondo, yo sé que lo único que quiere Víctor es que alguien lea y le guste y vuelva.

PD: Este sitio utiliza la licencia Creative Commons 3.0. El que quiera saber qué es, que clickée acá al lado y averigüe. (Tengan en cuenta que si nadie lo lee gratis negocio no debe ser…)

A %d blogueros les gusta esto: